martes, noviembre 09, 2010

Santiago Sierra dice NO al Premio Nacional de Artes Plásticas



Dejando a parte el debate sobre si lo que se busca son titulares, sobre si todos nos podríamos permitir rechazar un premio de 30.000€ o sobre si de lo que se trata es de estar en un bando o en otro, no me negarán que, en un país en el que lo que todo el mundo busca es venderse al capital, en el que algunos "artistas" se rebajan lo que haga falta para suplicar un reconocimiento académico, se trata de un gesto demoledor y coherente.

"Este premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado. Un estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común sin importar qué partido ocupe el puesto. Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local."

¿Es cosa mía o algo está cambiando?


Más información en este interesante LINK

5 comentarios:

Lajarín dijo...

Es cosa tuya Sergio, nada está cambiando. Este señor es un grano de arena en el desierto...

Saludos :)))

smith dijo...

Este SEÑOR es de los míos (o yo de los suyos, humildemente).

Le apoyo totalmente en todo lo que se mantiene (no todo lo que dice, porque a veces es más profundo el sentimiento que las simples palabras).

Yo también rechacé el "trabajo de mi vida" hace 10 años por no querer ser el verdugo de un tirano director de un centro de discapacitados.
Consistía en un virtual puesto de psicólogo con un sueldo alto.

En fin, que recibí más críticas que halagos. Por eso apoyo a este autor: sólo por creer en sus ideales (que ya quisieran nuestros dirigentes tenerlos).

Saludos y muy buena tu obra, Sergio.

Föser dijo...

Un tio con dos cojones, sí señor... y con 30.000 euros menos en su bolsillo.

Sergio Bleda dijo...

Lajarín:
Y la muralla china comenzó con una piedrecita. No lo olvidemos.

Smith:
Pues ole ahí sus cojnes molineros, señor Smith.
Hizo usted muy bien.
Parece que hay más de un grano de arena en el desierto.

Föser:
Le ha salido caro el manifiesto, desde luego. Pero, de todos modos, no es lo mismo gastarse 30.000€ que dejar de ganarlos, ¿verdad?

Alberto López Aroca dijo...

Je, en cualquier momento, el gobierno de David Cameron intentará soltarle un pastón a Alan Moore en concepto de "artista que apoya el régimen".
Esto es un poco como si Sarkozy nombrara hijo predilecto de Francia (o le concediera la Legión de Honor) a Arsenio Lupin.
Y no sé si habéis visto a la señora González Sinde diciendo que la postura y la acción del señor Sierra era "coherente y comprensible". Es decir, que como sabe que todos los políticos son unos mafiosos (y ella misma es política), pues eso, que es normal que el colega se niegue a recibir el premio.
¿Se puede tener más morro?
Por otra parte, mola que los políticos empiecen a reconocerse como lo que son: una versión moderna de los antiguos patricios. De hecho, me comentaba ayer que la candidata del PP para las elecciones catalanas decía que "los políticos son un mal menor".
¡Madre mía, qué fuerte!