viernes, enero 06, 2017

Feliz 2017


Escribo estas líneas en la noche de reyes. Mientras mis dos hijos duermen, uno a mi izquierda y la otra a mi derecha, y sueñan, posiblemente, con los juguetes y regalos que encontrarán dentro de unas horas, cuando me arrastren ojeroso y desaliñado, pero sonriente, al salón de casa de mi madre, en donde hemos pasado la última semana.

Yo tengo muy claro lo que quiero que me traigan este año, y no es algo que pueda comprarse en ningún establecimiento de ningún tipo.

El 2016 ha sido un año extraño. No me ha faltado prácticamente de nada, así que no puedo decir que haya sido malo, pero tampoco creo que vaya a recordarlo como un año especialmente bonanzoso. He tenido trabajo pero no he ganado mucho dinero. He tenido amor pero no he podido disfrutarlo tanto como me hubiera gustado. Y en cuanto a la salud... Bueno. No he llegado a estar lo que se dice enfermo pero parece que no acabe de salir de una gripe y me meta en una rinitis o en una infección de garganta.

El 2016 será para mi, en lo profesional, el año en que terminé mi primer serie para Casterman, NSA. Un trabajo que me ha encantado realizar, que me ha permitido experimentar un poco y adecuar mi estilo , no sin esfuerzo, a un tipo de historieta más realista del que estoy acostumbrado.
En cuanto a lo personal, este será el año en que afiancé mi relación con mi pareja actual. Algo que me hace muy feliz.

Y en el 2017...¿qué?
Actualmente estoy trabajando en unas ilustraciones adicionales para el segundo libro erótico que estoy realizando para Dibbuks. Pero una vez que las acabe no tengo la menor idea de a qué voy a dedicar este año.
Estoy desarrollando  muchos proyectos pero, de momento, ni siquiera he llegado a ofrecerlos a ningún editor.
Tengo tres proyectos con dos de los autores españoles que más respeto y admiro. Uno de ellos erótico, por cierto.
También otro con el que llevo tiempo queriéndome poner y en el que colaboro con mi más preciado amigo, mi hermano, Alberto López Aroca.
A parte de eso, claro, tengo mis proyectos personales, una ficción histórica cuyo protagonista es el pintor español que más admiro y otra, podríamos llamarla, ficción social, cuyo borrador he escrito en las últimas semanas y que probablemente sólo interese a aquellos que no tienen dinero para comprar cómics.
Incluso he vuelto a plantearme la posibilidad de hacer superhéroes para el mercado americano ¿qué les parece?

¿Seré capaz de conseguir editor para alguno de estos proyectos antes de que se me acabe el escaso dinero ahorrado y me muera de hambre?
¿Surgirá en el último momento un nuevo proyecto que me salve, una vez más, de la indigencia?
¿Tendré que vender uno de mis riñones para sobrevivir?

Acompáñenme un año más y juntos lo descubriremos.
Mis pinceles esperan.

Mientras tanto... ¡Feliz 2017!



1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

feliz año 2017
abrazos desde miami desde un dia sin sol y nublado