lunes, enero 21, 2013

¿Cuánto gana un autor de cómics?



Durante mis años de profesión he podido percibir que, por algún motivo, mucha gente piensa, de manera equivocada e injustificada, que los autores de cómics ganamos mucho dinero. Esto es así, imagino, porque el conocimiento interno de esta profesión es algo a lo que sólo accedemos los que nos dedicamos a ella, y la percepción del aficionado está únicamente fundamentada en aspectos superficiales, como puedan ser las convenciones, con sus exposiciones y sus sesiones de firmas, la cada vez más evidente presencia en los medios de comunicación, o, todavía más importante, el precio de los cómics. 

 
Por no mencionar el modo en que se nos muestra en obras de ficción literaria como "Cell" (1) de Stephen King o películas como "Cómo matar a la propia esposa" (2). 
En otras palabras. Es comprensible que alguien pueda pensar que si los autores salimos por la tele y se forman colas para que dediquemos nuestras obras debemos sacar pasta de todo eso. Y si, es cierto que algo de pasta hay, pero lo que los lectores no se imaginan es como se reparten esos beneficios económicos ni que del precio de portada que, generalmente, figura en la cubierta, los creadores tan sólo percibimos, en el mejor de los casos, un miserable 10 por ciento (3). Una vez descontado el IVA. 

Otro factor que influye en nuestros emolumentos, y sobre el que rara vez tiende a reflexionar el lector, es la tirada que se realiza de nuestros títulos. Es decir, el número de ejemplares que se imprimen y distribuyen para ser puestos a la venta. Es cierto que en nuestro país se editan muchos títulos cada mes, lo que puede dar la falsa impresión de que nuestra industria genera muchos beneficios, pero la verdad es que de cada título se imprimen muy pocos ejemplares. Rara vez se imprimen en España más de 3000 ejemplares de cada título. Esto es así porque, aunque hay excepciones, el editor sabe que en nuestro país se lee muy poco y el librero, una vez pasadas las primeras semanas, rara vez puede permitirse, por una cuestión de espacio, guardar ejemplares en su almacén para ser vendidos posteriormente. Por tanto lo habitual es que se vendan pocos ejemplares de cada edición. Además, la saturación de mercado que existe actualmente impide que esta situación pueda cambiar fácilmente.
Por decirlo claro, se editan muchos títulos pero se imprimen muy pocos ejemplares de cada uno y se venden menos aún. Rara vez se consigue agotar la primera edición de la tirada. Y, por supuesto, la reedición es algo todavía menos habitual. 


 De modo que, para responder a la pregunta ¿cuánto gana un autor de cómics? Tenemos que tener en cuenta los siguientes factores:
1- El número de páginas que es capaz de producir regularmente.
2- El número de ejemplares que se imprimirán de su obra, de cuántas páginas constará cada ejemplar y a qué precio serán vendidos. Algo que depende, sobre todo, de quién sea su editor y del mercado en el que este coloca sus productos. 

Me explico. A menudo se nos oye a los autores y editores hablar del "precio por página" pero en realidad muchas veces no existe tal precio. Todos los autores cobramos un porcentaje en concepto derechos de autor. Y este porcentaje (que suele rondar entre un 8 y un 10%, siendo este último el más habitual) se deriva del precio de cubierta y del número de ejemplares que se van a imprimir (4). Lo que pasa es que, generalmente, a la entrega de las páginas (es decir, cuando estas están en manos del editor, listas para entrar en imprenta) recibimos un adelanto sobre la mitad de la tirada. 

Por poner un ejemplo claro. Para calcular el "precio por página" que recibirá el autor de un cómic de 46 páginas (que es la cantidad de páginas que suele tener un álbum europeo) que será vendido a 15 euros + IVA y que tendrá una tirada de 2000 ejemplares ( que suele ser la tirada media de un cómic en España) hay que multiplicar el número de ejemplares por su precio, lo que nos da un total de 30.000 euros (2.000 ejemplares x 15 euros de cada ejemplar = 30.000)De esos 30.000 euros hay que sacar el 10%, que es lo que le corresponde al autor. El 10% de 30.000 euros son 3.000 euros. 
Ese dinero sería el que sacaría el autor si se vendiera toda la tirada (algo que, como comentaba, no suele ser habitual) sin embargo, el adelanto que el autor recibe se calcula sobre las ventas de la mitad de la tirada y no del total. Por tanto, lo que el autor recibiría en España por un álbum de 48 páginas que se vendiera por 15€ (+IVA) son 1.500 euros. Lo que nos da un "precio por página" de 31 euros con 25 céntimos. A lo que hay que restarle el 21% de retención de IRPF que se queda hacienda. Lo que quiere decir es que del precio de cada página hacienda se lleva 6'5 euros dejando 27'75 euros para el autor. 

El autor, además, tiene la obligación de figurar como autónomo ante la hacienda pública y pagar a la seguridad social unos 250 euros mensuales para asegurarse su asistencia sanitaria (esa que dicen que es gratuita). Entonces, ahora todo depende de la cantidad que un autor es capaz de producir regularmente
Si uno pudiera producir 48 páginas al mes y ser capaz de encontrar a un editor español (o a varios editores) dispuesto a poner a la venta esas páginas, podría obtener unos beneficios de 1.332 euros mensuales (27'5 x 48) 
Por desgracia eso está muy alejado del alcance de cualquier autor mortal, que necesite al menos dedicar una parte de su tiempo a dormir, comer, y hacer todas esas cositas que hacemos en el cuarto de baño. 
Para que se hagan una idea, para el nivel que me exigen en el mercado europeo (muchas viñetas por página, con fondos considerablemente trabajados y bien documentados) yo tardo en dibujar un álbum de 48 páginas a color entre 7 y 9 meses. Estando en plena forma, a buen ritmo y sin dedicar demasiado tiempo a pasearme por convenciones. Esto hace que para mi sea completamente imposible permitirme trabajar únicamente para el mercado español

Hay autores, aunque son los menos, que tienen un alto nivel de ventas en España y cuyas tiradas superan los 30.000 ejemplares. Autores como Ibañez, creador de Mortadelo y Filemón (¿de verdad hace falta que explique quién es Ibañez?), algunos humoristas gráficos como Forges o, en menor medida, los dibujantes y guionistas de la popular revista "El Jueves" de la cual se imprimen cada semana decenas de miles de ejemplares. 
Entonces, no es que los editores españoles sean muy malos y nos paguen poco a los autores porque nos odian o nos envidian por ser tan guapos y talentosos. El pago está sujeto a la tirada y esta lo está, irremediablemente, a las ventas que se calculan. 
Si un editor español se volviera loco y decidiera imprimir 50.000 ejemplares de uno de mis cómics seguramente acabaría, siendo optimista, con 47.000 ejemplares  en su almacén. 
Es por ello por lo que trabajo cási exclusivamente para el mercado extranjero. Porque allí las tiradas iniciales son mucho mayores. No es lo mismo cobrar un adelanto sobre una tirada de 3.000 ejemplares que hacerlo sobre una tirada de 15.000. Calculen ustedes mismos. 

Por tanto, es difícil especificar cuánto gana un autor de cómics. 
Tal y como he comentado depende de cuántas páginas es capaz de producir al mes y cuántos ejemplares se imprimen de su obra. 

Personalmente puedo decir que nunca, en mis más de veinte años de profesión, recuerdo haber podido ingresar más de 15.000€ anuales. Habiendo tenido años en los que he tenido que sobrevivir únicamente con 3.000 (5). Aunque hablar de salarios sea en nuestro país un tema tabú, conversando con compañeros sobre ello he llegado a la conclusión de que podríamos calcular unos ingresos de entre 5.000 y 18.000 euros anuales (sin descontar los impuestos) como la cantidad media aproximada que gana un dibujante de cómics profesional. La mayoría de los cuales, por supuesto, trabajamos para editoriales extranjeras.
 Evidentemente, existe un tipo de autor muy popular al que podemos denominar como "superventas" cuyos ingresos están muy alejados de lo que gana un autor normal. Hay una diferencia gigantesca entre lo que es la media y lo que son las excepciones. 
Es decir, no existen un grado 1, un grado 2, un grado 3... Etc. Existe un grado 1, en el que nos movemos la mayoría y de ahí pasamos al grado 20 al cual sólo pueden acceder unos pocos privilegiados. 
 No creo que sea necesario aclarar que para pasar a formar parte del selecto club de los "superventas" es casi imprescindible trabajar con editoriales francesas o americanas (quizá también japonesas, aunque se trata de un mercado con sus propias reglas, las cuales me resultan tan ajenas  que no me atrevo a especular sobre ellas) pero debo decir que este no es el único factor que determinará el éxito comercial de un autor. 
El talento, la calidad del trabajo y el esfuerzo tienen una gran importancia, pero otros factores sobre los cuales no tenemos el mas mínimo control, como la suerte, las modas o la promoción que los editores estén dispuestos a hacer de las obras, pueden ser igualmente decisivos a la hora de convertir a un autor profesional en "superventas" Como dicen por ahí "más vale caer en gracia que ser gracioso" 

En definitiva:
Si de verdad les apasiona tanto como a mi la creación de historietas, háganlo. Van a pasar ustedes un montón de horas sentados, manejando un lápiz sobre un tablero de dibujo o frente a un ordenador, es duro, tendrán que aprender idiomas, probablemente cobrarán menos de lo que merecen y seguramente su trabajo no será considerado como cultura, sino, más bien, como un insulso entretenimiento intrascendente, pero no hay nada más gratificante que vivir de lo que uno adora hacer. Y se puede vivir de esto, créanme.

Si lo que únicamente les interesa es hacerse millonario, dedíquense a otra cosa. A veces pasa, le pasó a Charles Schulz. Pero no es lo habitual.

Sergio Bleda
02-12-2012 / 21-01-2013

Quiero agradecer la colaboración de mi gran amigo Francisco Ruizgé durante la elaboración de este artículo así como la ayuda de Alejandro Colucci, Thiefar Art, Alfons Moliné, Mauro Vargas y Alfred Dopar, entre otros, en la localización de las imágenes que lo ilustran.
También agradecer a Jorge Perales por "soplarme" este artículo publicado en el diario El País que linko a continuación y que sirve de complemento a esta entrada: Se puede vivir del cómic... hecho en París

Notas:

(1) En "Cell" el protagonista de la novela firma un jugoso contrato con la editorial americana Dark Horse, por tan sólo una novela gráfica, cuyos beneficios le habrían permitido vivir cómodamente. Por desgracia una especie de infección zombie transmitida por los teléfonos móviles acaban dando al traste con sus expectativas. 
(2) En "Cómo matar a la propia esposa" Jack Lemon interpreta a un dibujante de tiras de prensa millonario que vive en una fastuosa mansión en el centro de New York, en la que celebra fiestas para gente guapa y en una de las cuales conoce a una espectacular modelo, interpretada por Virna Lisi, con la que termina casándose.

(3) El reparto se suele realizar de la siguiente manera. 10% para el autor (en Francia ese porcentaje es variable y progresivo en función de las ventas desde el 8% al 14%. En España es el 10% y revisable, en ocasiones, según la ventas) , 40% para el editor, y el 50% restante para la distribuidora y el librero. Las editoriales suelen estar obligadas por contrato a enviar a sus autores informes semestrales sobre el estado de ventas de sus creaciones. Si el editor  no consigue vender más de la mitad de la tirada impresa el autor no recibirá más dinero que el adelanto que recibió en su momento. Si el editor supera esa mitad, tendrá que pagar el porcentaje de derechos de autor correspondiente sobre cada ejemplar de más vendido. Estos pagos son los denominados "royalties" muy bien definidos por José Luis Munuera como "la zanahoria que núnca llega"

(4) Hay que aclarar que el adelanto de derechos es un concepto mas propio de Europa y de editoriales pequeñas en USA. Disney, parece ser, paga un precio fijo por página y no hay “royalties”. En Marvel y DC sucede igual y los royalties que se puedan generar (los pocos royalties) van a parte del precio de página. Cabe destacar que editoriales como Marvel y DC vienen pagando unos 200/250$ de tarifa fija por página, independientemente de lo que tire el título en el que trabaja con lo que, un dibujante regular que se haga sus 24 páginas al mes puede llegar a facturar más de 40.000€ al año. Evidentemente, no todas las editoriales americanas pagan lo mismo que Marvel o DC. (Actualizado 04-02-2013)

(5) Umbral de pobreza es el nivel de ingreso mínimo necesario para poder tener un adecuado estándar de vida en un país. En España está establecido en  6.278,7 euros anuales por persona.

NOTA DEL AUTOR: Este artículo está confeccionado, sobre todo, con mis experiencias personales en la materia. Cualquier corrección, matización o comentario será bienvenido. Pero háganme el favor de comentarlo aquí, no en FaceBook, donde las palabras se las lleva el viento y no quedan disponibles para consulta.

ACTUALIZACIÓN 17-06-2013: Lean también este interesante texto de David Rubín. Un autor cuya rapidez de producción (es capaz de dibujar 3 páginas a lápiz diarias, mientras que yo tardo tres días en dibujar una sóla) y popularidad entre los lectores españoles (más de 3000 ejemplares vendidos de "El Héroe 1" y subiendo, a pesar de sus 25€ de pvp), unido, todo ello, seguramente, a una buena labor de promoción editorial de la mano de Astiberri, le permite vivir del oficio publicando, sobre todo, en España. En este LINK



domingo, enero 20, 2013

"El Baile del Vampiro" en "Barcelona, ciutat oberta"

"El baile del vampiro" ha sido seleccionada como lectura complementaria en una de las actividades del MACBA. Concretamente de la denominada "Barcelona, ciutat oberta"

Es un honor figurar entre las lecturas de la actividad, sobre todo teniendo en cuenta que la compañía es de lo más selecta. 
En el listado completo podemos encontrarnos también títulos como "Makoki" de Borrayo, Gallardo y Mediavilla,
"Anarcoma" de Nazario, "Sangre de barrio" de Jaime Martín, "Los profesionales
(Rambla arriba, Rambla abajo)" de Carlos Giménez,  "Jazz Maynard", de raule y Roger, o "El Invierno del dibujante de Paco Roca.

Aprovecho la ocasión para mostrar algunas fotografías (hasta ahora inéditas) que yo mismo tomé en el año 1996 junto con las viñetas en que estas imágenes sirvieron como referencia.

Un curioso viaje turístico a la Barcelona de los años 90 de la mano de Jacob e Inés.

Ojalá les guste.



viernes, enero 18, 2013

"FICOMICGATE"




Parece ser que, a partir de este año, los premios que otorga FICOMIC durante el Saló Del Cómic de Barcelona han cambiado el sistema. Esto ha causado mucho revuelo en el ya de por sí turbulento mundillo de la historieta española.

Una de las novedades es que el autor español que reciba un premio en la categoría como mejor dibujante español sólo podrá hacerlo si la obra premiada ha sido publicada originalmente en España. Es decir, si la ha realizado para una editorial española.

Esto es algo que me parece perfectamente lógico. “Dolls Killer” (por poner como ejemplo una obra propia para que nadie se sienta señalado, a pesar de que, dada su antigüedad no podría ser premiada este año) es un tebeo francés (aunque su autor, yo mismo, sea de nacionalidad española) porque está producido por una editorial francesa. Así de sencillo.

De la misma manera "Hellboy" es una película americana aunque su director sea el mexicano Guillermo del Toro.¿Me siguen?

Igual que sería muy difícil que una productora mexicana pudiera costear una producción como Hellboy, por mucho que me duela (y me duele) admitirlo, el raquítico mercado español no podría producir una obra como Dolls Killer. No por nada, sino porque en este país no existe el número suficiente de lectores como para justificar que se imprima una tirada cuyas ventas amorticen la inversión que el editor (francés en este caso) hizo y que me permitió dedicarme a la concepción de la obra durante cási un año. Lo sepan o no, los autores de cómic cobramos únicamente un porcentaje que oscila entre un 8 y un 10% del precio de venta al público, y recibimos como adelanto sobre las ventas ese porcentaje calculado sobre la mitad de la tirada. (En este otro artículo intento ahondar algo más sobre ese tema)

El mercado español se puede permitir producir obras de autores que, o bien tienen otros trabajos y realizan las historietas en su tiempo libre, o bien son muy prolíficos (si yo pudiera hacerme 200 páginitas en sólo cuatro meses otro gallo me cantaría) o bien son excepciones que tienen un gran número de seguidores detrás (como puedan ser Paco Roca o Francisco Ibáñez)

Por tanto, humildemente, pienso que lo que no tenia sentido es lo que pasaba antes. Es decir, que un autor español trabajara para una editorial francesa y fuera premiado aquí por esa obra. Un editor español no tendría por que arriesgar su dinero con autores españoles. Sólo tendría que esperar a que otro editor extranjero invirtiera su dinero en él para después comprar los derechos de su obra al 4% del precio de venta al público.

Quiero entender, entonces, que la intención de FICOMIC con este cambio es la de espolear a las editoriales españolas para que produzcan obra autóctona con autores autóctonos. Ya no vale comprarlo fuera a un 4%, amigos. Y este cambio de rumbo beneficiará, claro, a las editoriales que se la jueguen con autores de aquí.

Pero entonces, ¿qué pasa con el autor español de Dolls Killer? Ese tal Sergio Bleda, ya saben. ¿No tiene el mismo derecho que los autores españoles que han trabajado con editoriales españolas a ser premiado por su trabajo, si realmente su obra lo merece?

En teoría para eso queda el premio a la mejor obra extranjera. Y también me parece lógico que así sea.
De hecho, ya sucedió una vez que un autor español (nacido en España al menos) recibió el premio a mejor obra extranjera. Me estoy refiriendo a Sergio Aragonés, que junto a Mark Evanier recibió ese premio por “Magnor el poderoso” un cómic editado en España por Planeta DeAgostini pero producido originalmente por la norteamericana Image.
No hay motivo para pensar que no podrá repetirse algo así, ¿o es que no piensan que los autores españoles tienen calidad suficiente como para medirse con los del resto del mundo?
Mis obras extranjeras favoritas editadas el pasado año están realizadas por autores nacidos en España.

Sin embargo, es aquí donde llegamos al detonador de la polémica.
Si nos fijamos en las bases deFICOMIC, en la categoría a la que nos referimos, podemos leer que en el enunciado pone "Mejor obra extranjera publicada en España en 2012" sin especificar la nacionalidad del autor mientras que en el texto menciona claramente qie se trata de un premio "para la mejor obra de autor extranjero".

Entonces, efectivamente ahí "Dolls Killer" no entraría ni en una categoría ni en otra. Es decir, ni yo ni ningún otro compañero que haya realizado su obra para un editor extranjero podríamos ser premiados. Ni como autores nacionales ni tampoco como autores extranjeros porque, seguimos siendo españoles.

Entiendo que es un problema de redacción y que aún están a tiempo de solucionarlo. Dejando claro que se premia, por un lado, cualquier obra nacional realizada únicamente por un autor nacional para una editorial española, y por otro, cualquier obra extranjera, realizada para una editorial extranjera, independientemente de la nacionalidad de sus autores.

De lo contrario, dadas las características de nuestra Industria (?), en el que la mayoría de los que vivimos de esto trabajamos para editoriales foráneas, quedaremos en una especie de “limbo” en el que nunca podríamos ver nuestro trabajo compensado con un premio de FICOMIC.

Es como si se nos castigara porque las editoriales extranjeras piensan que nuestro trabajo es suficientemente bueno como para requerir de nuestros servicios. 

Personalmente debo decir que me la trae al pairo que mi obra pueda o no ser premiada, confieso que hace años que ni voto en estos premios ni espero ser votado, pero considero que se trata de una situación injusta y que todos los autores merecen las mismas oportunidades.

Otra metedura de pata, que también ha traído cola, es el tema del listado que la propia FICOMIC ha proporcionado a los votantes desde su página web. En él no se incluyen editoriales como “Entrecómics” (algo que el Tio Berni me confirma, en los comentarios de esta entrada, que ya han rectificado) o “¡Caramba!” (cuyo porcentaje de cómics realizados por autores españoles es superior al del resto)

Quizá este error viene porque esta lista se confecciona, me temo, sólo con datos aportados por las distribuidoras. Y, Entrecómics no se, pero, si no estoy mal informado, “¿Caramba!” no trabaja con distribuidora.

Otro lamentable error, pero que también se puede rectificar fácilmente.

La cuestión es: ¿cómo conseguir que se den por enterados? ¿alguien les ha escrito a ellos directamente? ¿o nos hemos limitado a escribir densos artículos para nuestro blog y a discutirlo entre nosotros en nuestro muro de Facebook?

Qué cosas pasan.

En la imágen:  Cartel del 31 Saló Internacional del Cómic de Barcelona, realizado por Alfonso Zapico.

ACTUALIZACIÓN 19-01-2013:
Una reflexión más sobre este tema:

Yo creo que lo más sencillo es premiar a la obra, no al autor. Sobre todo porque muchas obras están hechas por varios autores, y en ocasiones de varias nacionalidades. ¿Qué pasa si una obra editada originalmente en Francia es de guionista francés y dibujante español? ¿y qué pasa si una obra editada en España originalmente es de un guionista francés y un dibujante español, como "Capitan Sargasses" de Stygryt y Milan?

En mi opinión esa sería  la decisión más salomónica posible. "Mejor obra nacional" (independientemente de la nacionalidad de sus autores) y "mejor obra extranjera" (independientemente de la nacionalidad de sus autores) Y punto.
Nada de "Mejor obra de un autor nacional" ni "mejor obra de un autor extranjero" 
Habría que permitir la posibilidad de que un autor español, en una primera edición extranjera, optara al premio a mejor obra extranjera, de lo contrario algunos cómics como "Blacksad: Un lugar entre las sombras", que recibió el premio de Ficomic a mejor obra de autor español en el año 2001, o "Arrugas" (Rides, en el original francés) la novela gráfica de Paco Roca, publicada originalmente en 2007 por la editorial francesa Delcourt, hoy no podrían recibir ese premio. Ni ningún otro. 
SEGUNDA ACTUALIZACIÓN 19-01-2013:
Al parecer FICOMIC ha rectificado volviéndo a dejar las cosas como estaban antes del cambio de sistema y ha emitido este comunicado.
Para este viaje no necesitábamos alforjas.

lunes, enero 14, 2013

El Pentágono y los cómics


>Cuando (Alan Moore) trabajó en Brought to light, una obra que desenmascara a la CIA, el autor se encontró con un documento que revelaba que el Pentágono había realizado pruebas para averiguar cómo exponer mejor la información de sus folletos. "Lo intentaron con texto, texto con pocas ilustraciones, fotografías con acotaciones y cómics. Y descubrieron que los cómics eran, de lejos, la mejor manera de que la gente mirara y retuviera la información... supongo que puede ser porque los cómics implican a los dos hemisferios cerebrales simultáneamente. Uno se ocupa de las palabras y, el otro, de las imágenes"<

Extraido de "Alan Moore: Storyteller"
De Gary Spencer Millidge.
Editado originalmente por The Ilex Press Limited y publicado en España por Planeta DeAgostini


jueves, enero 10, 2013

Jan y Tardi dicen NO a los premios oficiales.



Si hace un par de años comentábamos aquí la negativa del artista Santiago Sierra al Premio Nacional de Artes Plásticas, y hace unos meses nos sorprendíamos con la decisión del escritor Javier Marías por hacer lo propio con el Premio Nacional de Narrativa, ahora no tengo por menos que mencionar la negativa de dos grandes autores de cómics a sendos premios nacionales.

Me estoy refiriendo a Tardí, quien hace poco rechazaba la máxima distinción que se otorga en Francia, por no querer “recibir nada, ni del poder actual ni de ningún otro poder político cualquiera que este sea” y, por supuesto, a Juan Lopez, Jan  (Toral de los Vados, León, 1939) creador de multitud personajes, entre ellos el archiconocido Superlópez, icono ya de nuestra cultura popular, y uno de los responsables de que yo mismo tomara, desde mi más tierna infancia, la decisión de dedicarme a esta maravillosa profesión.

El bueno de Jan  envió el siguiente comunicado el pasado 31 de diciembre de 2012, apenas tres días después de que el Consejo de Ministros le concediera la medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes:

“Quiero expresar mi agradecimiento ante las muchas felicitaciones que me han llegado y, también, disculparme por haber provocado tantas expectativas entre colegas y amigos, y sobre todo, entre mis paisanos de Toral. Hubiera preferido que me lo preguntaran primero, pero ante las circunstancias sociales y políticas actuales no puedo, por ética personal, aceptar la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes que, según he sabido por la prensa, me concede el Ministerio de Cultura de España, de lo que todavía estoy esperando una confirmación oficial para actuar en consecuencia. Siempre he intentado sentirme bien conmigo mismo, y para ello debo actuar lo más ceñido posible a mis convicciones. Saludos y un abrazo muy solidario para todos”.

Ahí queda eso, amigos.

Fuente: El País

En la Imágen: Jan en el salón del Cómic de Andorra, La Massana 2006.

miércoles, enero 09, 2013

Entrega de premios del II concurso de cómics "Barrio de Benimaclet"






Nada mejor que comenzar el año entregando premios, implicándome en una de las actividades de mi barrio y haciéndolo, además, en una de mis librerías de cómics favoritas.

El próximo miércoles 16 de enero a las 19:00 horas en la librería "Generación X Valencia" (C/ Vila de Muro 5) se entregarán los premios del II concurso de cómics "Barrio de Benimaclet"

Por allí andaremos los miembros del jurado, los amigos de la asociación de vecinos de Benimaclet y todo aquel interesado en los futuros valores del mundo del cómic que quieran acercarse por allí.
Será divertido.

Los ganadores del concurso son los siguientes:

1er. premio (150 € y lote de cómics y diploma)

Tomás Gimeno Ramallo,
por el cómic titulado “Alcohol y miedo”

Accesit:

Shi Qi Luis Yang (Lote de cómics y diploma)
“El vacío”.

 Accesit:

Alexandra Rubio Pérez (lote de cómics y diploma)
“413″.

Accesit:

Gonçal Beneyto Senabre (lote de cómics y diploma)
“Sin título”

Puedes ver sus obras aquí

¡Allí nos vemos!